Una noche en la Casa del Árbol

¿Recuerdas tu infancia, cuando veías películas en las que los niños tenían una cabaña en un árbol,  a la que subían junto a sus amigos, y los adultos tenían prohibido subir?¿Cuántas veces soñaste con tener una? Si te quedaste con la espinita clavada, o simplemente te apetece pasar una noche totalmente diferente, esta experiencia te va a encantar. Los Melogramers hemos pasado una noche en una de las "Cabanes als Arbres" (Cabañas en los Árboles) y en este post os vamos a mostrar todo lo que esta original y totalmente ecológica iniciativa, os puede ofrecer.



A tan solo 4km de Sant Hilari de Sacalm (Girona), y en medio del macizo de Les Guilleries, se encuentra esta innovadora iniciativa en el mundo de la hostelería. Nada más llegar nos dirigimos a la Masía la Vileta, una casa rural tradicional catalana del siglo XIV, muy acogedora. Esta masía es la matriz de "les Cabanes". Aquí se encuentra la recepción, varias salas de estar muy acogedoras, baño y duchas, y servicio de bar. Todo decorado de manera muy rural y respetando el medio ambiente al máximo, utilizando bombillas de bajo consumo, calefacción de madera y reciclando exhaustivamente todo residuo.




Antes de hacer el check-in, nos damos una vuelta por la masía para ver las instalaciones. Nos encontramos dos salas de estar totalmente diferentes: una sala de estar con sofás y chimenea, confortable y acogedora. Un lugar en el que apetece sentarse al calor de su chimenea (y más en estos días!), a leer o a utilizar nuestro smarthphone, (la masía dispone de wi-fi gratuito para sus clientes).


Por otro lado, una sala chill out con luz tenue, sofás relax y música ambiente.... que más se puede pedir :)



A parte de estas dos salas que os mostramos, la masia está equipada con parking, comedor, duchas, piscina y jardín. En el jardín también hay zonas de descanso y relax, muy apetecibles cuando el sol calienta pero no aprieta. Las tumbonas son de lo más originales, no os parece?



La Masía ofrece, además, varios servicios adicionales, como es el alquiler de bicicletas. Si sois unos enamorados de esta actividad, por tan sólo 5€ al día podéis disfrutar de una buena bici, y gozar del entorno a través de los caminos y cortafuegos.





Al finalizar el check-in nos entregan nuestro kit de supervivencia: una cesta con un par de linternas frontales, info de como llegar a nuestra cabaña y unos prismáticos. Parece que no vamos a necesitar mucho más....será así? 




Nos adentramos en el bosque con la ilusión y el entusiasmo de encontrar nuestra cabaña. Mires donde mires, uno siente la tranquilidad que transmite el canto de los pájaros, y el murmullo de los secretos que esconde el bosque. 
Vamos siguiendo el sendero, mientras disfrutamos de la sensación de libertad e intimidad, pues parece que estamos totalmente solos ante la naturaleza.Gracias al mapa que nos han dado en recepción, y las bien colocadas indicaciones, no nos va a costar mucho encontrar nuestra cabaña, "La Bosqueta".


A lo largo de nuestro recorrido, y sumergidas en un océano de ramas, vamos encontrando otras cabañas, camufladas a la perfección entre el follaje, y "bautizadas" con un nombre de pájaro de la zona.



En la siguiente foto podéis ver cuál es el acceso a algunas cabañas. Ideal para sentirse todo un aventurero/a!



Y por fin llegamos a nuestra cabaña, la Bosqueta!! Que emoción!!! Rápidamente subimos por su escalera, tenemos muchas ganas de ver su interior ,y cual es la impresión y las sensaciones de estar dentro.Como podeis ver en esta foto, el tronco atraviesa totalmente la cabaña por dentro, siendo su eje.Por la escalera se accede a la terraza, de unos 10m2, esta amueblada con tumbonas, geniales para disfrutar de las vistas, en nuestro caso, el Montseny. (Cada cabaña está ubicada de manera diferente, por lo que se puede divisar elMontseny o los Pirineos).


Vamos a ver que nos depara la cabaña en su interior... nos acompañáis? 





La cabaña está coquetamente adornada, todo cuidado con mucho detalle, pero ojo! los objetos de decoración están puestos para el disfrute de todos y cada uno de los clientes, y se nos ruega que no nos los llevemos como recuerdo. Entendido?



La totalidad de la cabaña está realizada con madera natural no tratada. Para su construcción se han utilizado maderas como el castaño, que aguanta bien las intemperies, por eso se ha utilizado en su exterior.



En el interior de la cabaña se ha utilizado el abeto Douglas, de buena resistencia mecánica, que sirve de estructura y revestimiento interior. Sus vetas rosadas y blancas visten con encanto los techos y paredes. Además, el abeto ambienta la cabaña de un agradable olor a resina.
A pesar de que temíamos pasar frío, enseguida comprobamos que la cabaña está perfectamente aislada, gracias a la capa de fibra de cáñamo mezclada con fibra de abeto, además de las ventanas con doble cristal.

Y no sólo eso, además cuenta con una chimenea de parafina, varias mantas y un par de nórdicos... quien dijo frío? :)



Alguna vez habéis usado un WC seco (sin aguaecológico? pues en la cabaña lo haréis!!! El WC se compone de un cubo (sí, sí, las necesidades se depositan en un cubo),  con una bolsa biodegradable llena de serrín. A medida que usamos el w.c. iremos depositando serrín, para irlo cubriendo. La bolsa se recicla en forma de compostaje. Estos residuos se devuelven a la naturaleza en forma de abono orgánico, siguiendo el ciclo natural, sin la utilización de agua y sin necesidad de tratar con aguas grises.


Una confortable cama y un par de sofás-relax, además de una mesita con un par de sillas, son el mobiliario que ocupa la cabaña. Para que más! 
Ah, se nos olvidaba, en la cabaña no hay luz, evidentemente. Así que en cuanto cae el sol, toca encender velitas (en la cabaña encontrareis todo el kit de velas).

Como queremos aprovechar al máximo nuestro fin de semana, hemos reservado también el spa. No os lo habíamos comentado? pues sí, disponen de un spa ecológico y totalmente al descubierto, en contacto directo con la naturaleza. 
Os imagináis la sensación de estar metidos en la bañera escandinava, a una temperatura elevadísima, mientras la temperatura ambiente es fría, y puedes ir observando la naturaleza que te rodea.....increíble!!! 


Aquí tenéis la sauna. De lo más curiosa, verdad? Es como la casita de los Gnomos. Sólo apta para dos personas.


Lo mejor del Spa: se reserva el recinto de manera exclusiva durante una hora. Es decir, tú y tu acompañante podéis disfrutar de este servicio para vosotros, sin nadie más. Además (como se aprecia en la foto) es un recinto cerrado, así que no hay lugar para curiosos. Aquí os mostramos la bañera escandinava, aunque no lo parezca, caben dos personas, comprobado!


Tras nuestra hora de spa, volvemos a la cabaña y, antes de que se ponga el sol, disfrutamos de las vistas de nuestra terraza. Como ya os decíamos al principio, las cabañas se encuentran ubicadas en el macizo de las Guillerías, que limita con el llano de Vic y con el macizo del Montseny, y está totalmente poblado de encinas y alcornoques típicamente mediterráneos. La variedad de colores que podemos observar es alucinante: rojos, marrones, verdes, grises.... precioso. Sin más.


Amanece un nuevo día en la cabaña, y toca desayunar. Os imagináis como puede ser un desayuno en este lugar? pues de lo más original! A las 9.00 de la mañana traen una cesta de mimbre que enganchan a una cuerda, que cuelga de una polea ubicada en la misma cabaña. Así, simplemente hay que salir a la terraza y tirar de la cuerda, la cesta sube y a desayunar!!Tuvimos la mala suerte que esa mañana llovía, así que nos dejaron la cesta debajo de la cabaña para que nuestro desayuno no se mojara. Tocó bajar a por ella, pero el hambre mueve montañas, jejeje.



La verdad es que el desayuno es de lo más completo: café (a gusto del consumidor), zumo (hay de varios tipos) y bocadillo. Y que mejor que desayunar junto a la chimenea, al calorcillo del fuego, mientras observas el paisaje que te rodea. 



Pues esta ha sido nuestra genial experiencia en la Cabaña del Árbol, recomendable 100%, tanto en pareja como para familias o amigos (hay cabañas para dos y para cuatro personas).
Una experiencia única, (tan sólo hemos localizado esta y su réplica en el País Vasco), y que esperamos repetir. Qué, Melogramers, os animáis? ;)







Visita navideña a la Fábrica Damm

Habéis oído hablar de la antigua Fábrica Damm?
Conocida como 'La bohemia', este antiguo emplazamiento donde años atrás se fabricaba la famosa cerveza del Mediterráneo, abre sus puertas de vez en cuando para albergar importantes conciertos, partes de festivales, o encuentros de Instagramers!! 
Los Melogramers hemos tenido el privilegio de visitarla y capturar como es el lugar donde, desde 1905 hasta 1922, se llenaban los barriles de cerveza de los bares.


Caminamos por la calle Rosselló, un tanto desubicados, aunque rápidamente la descubrimos entre tanto edificio residencial. Sus paredes de ladrillo de arcilla la hacen inconfundible. La Antigua Fábrica Damm nos recibe rodeada por una original verja formada por las letras de la compañía, una señal inequívoca de que no estamos entrando a un edificio cualquiera.





Tras identificarnos, conseguimos atravesar la verja y acceder al patio de entrada. Aquí los motivos navideños son acordes al lugar: barriles adornados con luces y estrellas navideñas. Lo que más nos ha gustado? El antiguo carromato que se utilizaba para transportar barriles de cerveza, totalmente adornado, precioso!!!











Nos dirigimos ya hacia el edificio, que nos esperan dentro!
La Antigua Fábrica es una construcción impresionante, de cinco plantas de altura, coronadas por el archi-conocido logotipo cervecero.
Admiramos el edificio impresionados por su dimensiones, y por todas las historias que sus gruesas paredes guardan. 
¿Os contamos una anécdota? Ese grosor de sus paredes hizo que durante la Guerra Civil la gente viniera aquí a refugiarse y curarse. 








Desde una de las ventanas vemos lo que nos espera en el interior...woooow!!!




Tras recomponernos de la impactante visión, conseguimos haceros esta increíble panorámica del interior. Ocho ollas de cobre de dimensiones considerables y variadas ocupan la llamada Sala de Brassatge, reconvertida en Hall de la Fábrica.








Tras admirar las cerveceras ollas de cobre, continuamos nuestra deambulación por la Fábrica. Salimos de la Sala de Brassatge para acceder a la Sala de Màquines. Como veis, se ha mantenido la denominación de las salas y la esencia de lo que en su día fue, haciendo que el visitante mantenga la perspectiva del lugar donde se encuentra. 




Atención a la original lámpara que ilumina la zona de paso entre ambas salas. 





Y por fin! llegamos a la Sala de Màquines, la sala de los conciertos, de los festivales, de los encuentros, de las fiestas.... En su interior se han mantenido también las paredes de ladrillo rojo, las paredes de la Fábrica original, pero su contenido no podría haber variado más. En uno de los laterales un pequeño escenario, un proyector, y varias iluminaciones que muestran el logo dammero.
En la otra punta de la sala, una barra de bar. ¿Obvio, no? 





Otra curiosidad: en una esquina de la sala se puede ver una maqueta de la antigua fábrica.  




Y hasta aquí nuestra visita, esperamos que os haya gustado este post. Nosotros ahora nos vamos a tomar unas cañas a vuestra salud. Invita la Fábrica ;)